EDITORIAL

En los albores del siglo XXI la Humanidad está iniciando una nueva era, caracterizada por la globalización, y como en todas las eras, es maravilloso vivir en ella; saber que algún día nos recordarán por la gran trascendencia de nuestra época, de nuestros logros, nuestros problemas y de nuestras ideas.
Estamos viviendo una época caracterizada por los acelerados avances tecnológicos de la comunicación, por el problema del calentamiento global y en la que la humanidad ha empezado a darse cuenta de la diversidad y de la riqueza que existe entre las diferentes culturas originarias del mundo. El paradigma ahora es el interculturalismo.
En México, a finales de los noventa, comenzaron a florecer instituciones de educación para indígenas y de corte intercultural, así la Universidad Autónoma Indígena de México (UAIM) inició sus labores en 1998; la Universidad Comunitaria de San Luís Potosí fue creada en 2001 para la atención de los hablantes del náhutal, tenek y pame, y otras tantas experiencias que han sido poco documentadas.
La UAIM particularmente surgió para dar atención específica al pueblo yorem´me mayo; sin embargo, en poco tiempo se convirtió en una opción educativa de gran interés nacional motivando, a partir del año 2002, el ingreso de jóvenes provenientes de más de 25 grupos étnicos de América Latina, ubicándose así como la Institución Intercultural cuya composición en la matrícula ha mostrado la mayor diversidad.
Posteriormente, surgieron por iniciativa de la Secretaría de Educación Pública, a través de la Coordinación de Educación Intercultural Bilingüe (CGEIB) las Universidades Interculturales: La Universidad Intercultural del Estado de México, creada en 2003 y ubicada en el municipio de San Felipe del Progreso; la extensión intercultural de la Universidad Veracruzana que inició labores en septiembre de 2005; la Universidad Intercultural de Chiapas cuyas actividades iniciaron en agosto de 2005; la Universidad Intercultural del Estado de Puebla creada en enero de 2006;  la Universidad Intercultural de Tabasco que inició labores en abril de 2006 y las que recientemente se adhirieron a finales de agosto de 2007 como son los casos de la Universidad Indígena Intercultural de Michoacán, la Universidad Intercultural de Guerrero y la Universidad Intercultural de Quintana Roo, que todas juntas constituyen la Red de Universidades Interculturales (REDUI).
Desde el nacimiento de estas instituciones se han fragmentado todas las estructuras teóricas que pudieran haberles dado sustento, desde serios cuestionamientos ontológicos y epistemológicos, pasando por los graves problemas etnopsicológicos y pedagógicos, hasta las mismas concepciones sobre interculturalidad que se encuentran enclavas en corrientes ideológicas que se fundamentan en axiomas y definiciones sobre los conceptos básicos de sociedad, etnia, cultura, identidad, clase, género e indigenismo que para el caso mexicano se entrelazan profundamente con el de educación.
De esta manera surge también el dilema de sus fines, del rol que juega la educación en la sociedad y entre las culturas, del papel de las universidades indígenas e interculturales.
Los artículos de éste número de la revista Ra Ximhai parten de la autocrítica, mostrando posiciones que invitan al análisis y a la reflexión en torno a las experiencias de estas Universidades Interculturales en México y sin ser exhaustivos, abarcan una serie de temáticas de sociedad, cultura y desarrollo sustentable, mostrando una de las inagotables radiografías que, debido a estos importantes aportes individuales, serán de gran trascendencia en el ámbito científico.    
La presente documentación de experiencias tiene un gran valor académico por tratarse del producto de las primeras universidades creadas en los albores del siglo XXI, que se encuentran sujetas a tensiones de tendencias supuestamente opuestas o contradictorias: entre el universalismo y el relativismo, entre los derechos individuales y los colectivos, entre la lucha por la igualdad y la lucha por la diferencia, entre el cuidado de la naturaleza y la industrialización, y entre los viejos y los nuevos paradigmas educativos.

Universidad Autónoma Indígena de México